ECOSISTEMAS MARINOS

El mar es un lugar asombroso que alberga una diversidad de especies y ambientes quizá mayor que la terrestre. Sin embargo es aún bastante desconocido sobre todo en la zonas más profundas. En todo el mundo existen 14 tipos de ambientes oceánicos, de estos, 10 están presentes en el Ecuador y son: islas e islotes, arrecifes, bancos aluviales, plataformas continentales, de fondos suaves y duros, taludes continentales, cañones submarinos, planicies abisales, cordilleras submarinas y fosas oceánicas. A continuación encontrará la respectiva información de cada uno ellos.

ARRECIFES

ARRECIFE.png
En el mundo hay varios tipos de arrecifes: los de barrera, los de coral, los rocosos, los parches arrecifales, entre otros. El Gran Arrecife Barrera, ubicado en la costa noreste de Australia, es el de mayor tamaño en el planeta y está conformado por una comunidad de al menos 2.800 arrecifes; algunos de éstos son de barrera (conformados por coral y que actúan como rompeolas cerca del límite de la plataforma continental), otros son pequeños parches coralinos en aguas menos profundas, y hay más tipos. La espléndida comunidad este Gran Arrecife Barrera se extiende a lo largo de más de 2.000 kilómetros y avanza hasta 260 kilómetros afuera en el océano. Allí vive una diversidad de especies tan grande que ha sido comparada con la de los bosques tropicales.
En el Ecuador no hay grandes extensiones de arrecifes coralinos como las de Australia u otras del mar Caribe. Más bien, en la Costa los arrecifes son del tipo rocoso, con pocos parches de coral, mientras en Galápagos las formaciones coralinas son incipientes. En la Costa, estos arrecifes rocosos son relativamente pequeños y tienen fuertes pendientes en lugares como las costas expuestas, pero en las costas protegidas y semi protegidas son más extensos y pueden alcanzar profundidades de hasta "25 metros. Los arrecifes rocosos son relativamente escasos en el continente, pues si dividimos la línea de costa en 25 sectores vemos que solo existen en tres.
Los arrecifes más investigados han sido los de Galápagos y los adyacentes a las islas, islotes y roqueños del Parque Nacional Machalilla. Estos estudios han permitido determinar la gran diversidad de los peces de arrecife. Por ejemplo, en el Parque Nacional Machalilla, se ha detectado más de 100 especies de peces de arrecife: esto significa cerca de la cuarta parte del total de peces marinos del Ecuador continental.


De los ecosistemas marinos, los arrecifes de coral sin lugar a dudas son los que encierran la mayor diversidad de especies. Colonias de animales que en su conjunto parecen rocas o nos recuerdan las formas de las plantas que nos son tan familiares, curiosas asociaciones y comportamientos a veces un tanto inverosímiles.
Característicos de las aguas tropicales claras de salinidades altas y pobres en nutrientes están formados principalmente por ciertos invertebrados marinos que al agregarse forman estructuras duras firmemente consolidadas en el lecho marino, principalmente pertenecientes al grupo de los corales, aunque también lo hacen ciertas algas rojas, algunos caracoles, gusanos y crustáceos parientes cercanos de los camarones.
Los corales son organismos carnívoros que se alimentan del zooplancton, es decir de los animales pequeños que se encuentran a la deriva en la columna de agua, y establecen simbiosis con algas, también microscópicas, llamadas zooxantelas, por lo que requieren de aguas transparentes y poco profundas.
De acuerdo con su forma, origen, y localización con respecto a la costa, se clasifican en cuatro grupos. Los Arrecifes franjeantes que corren a lo largo de la playa y tienden a crecer hacia mar adentro alcanzando un ancho de hasta un kilometro. Los Arrecifes de barrera, formados por parches de corales bien definidos separadas de la porción terrestre por una laguna amplia de poca profundidad, con un fondo de arena coralina y algún tipo de vegetación marina. Un ejemplo de su clase es la barrera de San Andrés y Providencia. Los Atolones, son formaciones generalmente circulares que se levantan desde aguas oceánicas profundas y encierran una laguna en la cual no existe una masa terrestre central. El desarrollo de este tipo de formaciones está asociado a una isla volcánica que se ha hundido paulatinamente por su propio peso, en un fenómeno llamado subsidencia. Por ejemplo Albuquerque, Courtown y Roncador en San Andres.


CAÑON SUBMARINO



LosArcos.gif
Solo hay un cañón submarino en el Ecuador, frente a la desembocadura del río Esmeraldas. A grandes rasgos, es un ecosistema similar a los cañones terrestres, profundo y con altas paredes, pero bajo el agua. Este cañón es todavía poco conocido.

COORDILLERA SUBMARINA

costasur.gif
Hay varias cordilleras submarinas en los mares del Ecuador, pero la más sobresaliente es sin duda la llamada dorsal de Carnegie, cuyas cimas más altas forman el archipiélago de Galápagos.

FOSA OCEANICA
img2.gif

Se conoce poco sobre este ecosistema. En el Ecuador continental se extiende a lo largo de toda la línea de costa y también está alrededor de Galápagos. La fosa oceánica más profunda del mundo esta en Filipinas.



ISLAS E ISLOTES
Islas_Seychelles-732098.jpeg
Si bien se podría decir que las islas e islotes son ecosistemas terrestres (porque albergan un tipo de vegetación), también podemos observarlas como un gran ambiente en medio del océano en cuyas zonas marinas adyacentes suceden fenómenos particulares.
Las islas del Ecuador no son todas iguales y podemos separarlas en dos grandes tipos: las continentales -como la isla de la Plata, la isla Puná o la isla Santa Clara- y las oceánicas de Galápagos. La principal diferencia entre ambos tipos son su origen geológico: las continentales tienen uno mezcla de tectónico, volcánico y sedimentario, mientras el archipiélago Insular tiene un origen exclusivamente volcánico. Este constituye los picos más altos de una cordillera submarina, la dorsal de Carnegie.
Pero también hay diferencias entre los ambientes marinos de cada isla. Por ejemplo, en la Isla Santa Clara y en las aguas que la rodean viven especies diferentes que en la isla de la Plata. Asimismo, hay islotes frente al Parque Nacional Machalilla cuyos ecosistemas marinos circundantes varían. Algunas tienen grandes precipicios submarinos, mientras otras se sumergen pausadamente en la plataforma submarina.


manglares
3389manglar4.JPG


Los manglares son ecosistemas costeros que forman bosques en zonas inundadas, total o parcialmente, caracterizados por presentar una marcada tolerancia al agua salada y a sus combinaciones con agua dulce. Se ubican en litorales de suelos planos, inestables y aguas relativamente tranquilas como estuarios, bahías, ensenadas, lagunas.
Ademas de la resistencia a la salinidad los manglares han desarrollado otros mecanismos de adaptación como raíces modificadas en forma de zancos, técnicamente denominadas adventicias, neumatóforos y otras más pequeñas que se denominan raicillas.

Aproximadamente las 2/3 partes de las poblaciones de peces en el mundo dependen de las áreas de manglar como lugares de alimentación y anidación, además de varias especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios. En las raíces que se encuentran sumergidas encuentran albergue muchas larvas y juveniles de vertebrados e invertebrados que se esconden y protegen de depredadores. También sirven para dar estabilidad a los suelos ya que al fijar la arena los hacen más compactos, brindan sombra en las playas, retienen las partículas que provienen de los ríos y arroyos y previenen la erosión de las costas. Para las poblaciones humanas los manglares representan un importante recurso que se aprovecha para obtener madera, para la pesca, la caza de reptiles, y como lugar de atracción para el turismo.
En Colombia existen varias especies de mangle. Las más representativas son: Rhizophora mangle, Avicennia germinans, Laguncularia racemosa, Pelliciera rhizophorae y Conocarpus erectus .
La superficie original de los manglares de Colombia era de 6.000 Km2, para el año 1999 quedaban aproxidamente 3.800 Km2, de los cuales 2.928 Km2 (77%) estaban en el Pacífico y 872 Km2 en el Caribe ubicados en las desembocaduras de los rios Atrato, Sinú y en la Cienaga Grande de Santa Marta principalmente.